Nuestro compañero, especialista en Canon,

nos describe aspectos de la 1Dx Mark-III

He tenido la ocasión de probar la EOS 1Dx Mark-III en diferentes ocasiones, desde las versiones preseries allá a finales de octubre, hasta los modelos finales. He podido probarla unas veces a solas y otras en compañía, también he estado rodeado de fotoperiodistas deportivos de los medios más relevantes del país y otros profesionales especializados en la fotografía de acción, y he podido valorar sus impresiones y enriquecerme de ellas para complementar mis sensaciones que tuve con la cámara. Con este escrito, pretendo compartir todas esas experiencias, con la esperanza de que puedan ayudar o entretener a tod@s aquell@s que lo lean.

La primera vez que tuve la EOS 1Dx Mark-III, fue una preserie con un firmware 4.0.0 (no confundir con el firmware 1.0.0 de la versión final de la cámara con la que se ha lanzado al mercado), lo que podría confirmar los rumores de que habían betatesters de Canon probando la cámara desde hacía meses. Al tenerla en mis manos por primera vez vi que no presentaba grandes diferencias de ergonomía respecto a la Mark-II, pero enseguida me llamó la atención el nuevo “joystick óptico” que incorporaba (imagen inferior) y que funcionaba de maravilla con la yema del dedo pulgar. Más tarde pude comprobar otros aspectos de la cámara como la velocidad, precisión y seguimiento de enfoque mejorados de este modelo.

La cámara une los dos mundos actuales existentes en la actualidad, las DSLR y las Mirrorless, y si, aunque pueda sonar raro al principio, la EOS 1Dx Mark-III puede trabajar como una DSLR a través del visor óptico, y como Mirrorless a través de la pantalla LCD; es por ese motivo que la cámara tiene en según qué funciones, dos características diferentes, como por ejemplo el disparo en ráfaga a 16fps o 20fps según se trabaje en un modo u otro.

La cámara incorpora más de 100 características nuevas respecto al modelo anterior, pero aquí hablaré de las que considero más importantes. La EOS 1Dx Mark-III incorpora un nuevo sensor de 20,1 megapixels con un nuevo filtro de paso bajo que mejora la definición de las imágenes.

Otra característica importante es el nuevo procesador Digic X capaz de ser 380 veces más rápido en la velocidad de computación y tres veces más en el procesado de imágenes. Todo ello consigue un mejor rango dinámico y un rendimiento mejor en ISOS altos que su predecesora.

En cuanto a formatos de grabación, además del nuevo RAW (CR3) y JPG, incorpora el HEIF, que parece ser el nuevo JPG del futuro y que consigue 10 bits en lugar de los 8 bits del JPG.

En el apartado del AutoFocus, es donde se producen uno de los aspectos más importantes de la EOS 1Dx Mark-III respecto a su predecesora. Los puntos de enfoque en modo DSLR pasan de 61 a 191, ampliando el área de enfoque de manera significativa, y siendo mucho más preciso gracias al nuevo sensor de imagen para el AF, tal y como se observa en la imagen de la derecha.

Tal y como se puede apreciar en la imagen de abajo, se explica el por qué de esta significativa mejora en el AF, tanto de fiabilidad en el seguimiento como en la rapidez de este.

La cámara incorpora un nuevo mecanismo de transmisión de espejo que mantiene una buena visibilidad del visor durante el disparo en ráfaga a alta velocidad (hasta 16 fps) en DSLR. Como se ve en la imagen inferior, la primera ráfaga está realizada con la EOS 1Dx Mark-III y la segunda con la EOS 1Dx Mark-II, esto significa que en modo ráfaga, mientras el espejo está arriba y no se ve imagen hasta el disparo siguiente, el tiempo que el fotógrafo está sin poder ver la imagen, aunque hablemos de centésimas de segundo, se reduce significativamente.

En modo Mirrorless, la cámara tiene 3869 puntos AF y seguimiernto al ojo, y  puede trabajar en ráfaga a 20fps y disparador silencioso. Pero tanto en DSLR como en modo Mirrorless, la cámara tiene, gracias al EOS iTR AFx, un seguimiento de enfoque programado con DEEP LEARNING (aprendizaje), que significa que una vez se identifica la imagen que se quiera capturar, busca la imagen más parecida que tiene en su base de datos y aplica los algoritmos de enfoque de esa imagen. En conclusión, el banco de imágenes que incorpora, tiene en cada imagen, un algoritmo específico de seguimiento de enfoque, y al comparar con la imagen que deseamos capturar, aplica los algoritmos de esa imagen. Así pues, en el menú de los “muñequitos” ahora nos aparecerá también un modo llamado AUTO, tal y como se aprecia en la imagen de la derecha.

La cámara tiene un fondo de archivo de multitud de imágenes, a la cual recurre una vez identificado el objeto a fotografiar, y aplica los algoritmos de enfoque de una imagen parecida de su base de imágenes.

Al probar la cámara por primera vez, nos fuimos a las afueras de Madrid, una vez allí, me tocó probar la cámara con un EF 500 mm f:4.0L IS II USM, así que después de fotografiar una ave estática, preparé la cámara para probarla disparando a la ave en vuelo. Se situaron dos cetreros a una cierta distancia, y yo me coloqué detrás de uno de ellos para poder probar el seguimiento de enfoque de “lejos a cerca-hacia mí”, una de las situaciones más críticas para el enfoque. En las imágenes de abajo se aprecia como realiza el seguimiento y no lo pierde incluso cuando entra en plano el cetrero receptor, donde el enfoque sigue el movimiento del ave.

En la imagen de abajo, que corresponde a la cuarta fotografía de la secuencia de arriba, se puede ver al 100%:

En las siguientes imágenes, se puede ver otra secuencia en ráfaga, esta vez siguiendo en enfoque a un zorro.

En cuanto al video, la EOS 1Dx Mark-III es capaz de grabar internamente con CANON LOG 4:2:2 10-BIT en HEVC, también graba 5,5K en RAW y es capaz de grabar en 4k a 60p y FullHD en 120fps. Además incorpora el Dual Pixel AF con seguimiento en video.

Como se puede observar en la tabla superior, activando el Canon Log podemos elegir el espacio de color BT.2020 que representa los colores de manera más real, mucho más cercanos a los que podemos observar en la naturaleza, es muy superior a los espacios de color utilizados en el contenido de vídeo de definición estándar (SD) y alta definición (HD). El estándar de color BT.2020, permite mostrar cerca de 3/4 partes del espectro de color visible por ejemplo, el estándar de video para el contenido HD (estándar BT.709) solo reproduce 30% del espectro que reproduce el nuevo estándar para 4K, UHD, BT.2020.

En cuanto a la conectividad, soporta HTTPS, incorpora la posibilidad de utilizar 3 conexiones simultáneas, IPTC, marcar fotografías y configurar servidores FTP. Tiene Wi-Fi interno con un alcance de unos 10m o podemos incorporar el nuevo WFT-E9B con alcance de 100m aproximadamente.

Sin duda, la cámara es robusta como sus predecesoras y una digna evolución de la reputada serie 1 de Canon.

Cualquier duda que tengáis o consulta que deseéis hacer, podéis escribirme a pro@fotok.es o llamar al 609.273.272. Muchas gracias, hasta pronto,

Esteve LLanes